• ¿Cuál es la esencia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado?

    La característica fundamental del Rito Escocés Antiguo y Aceptado es: su carácter estrictamente adogmático. El método Iniciático nos propone una búsqueda incansable de la verdad, no una verdad científica rigurosamente demostrable ni tampoco una verdad religiosa revelada o no, sino una verdad que conviene conservar como una tradición viva, una espiritualidad en acción que pase de Iniciado a Iniciado.

    Cada hermano puede y debe eleVarse progresivamente en el marco de su Logia y, a través de su pensamiento personal, encontrar el sentido de su propia vida haciendo uso de la razón aunque no posea revelación divina o iluminación mística, obteniendo así una trascendencia laica.

    El Rito no es una religión, en el sentido habitual de este término, aunque una de sus fuentes es la cultura judeo - cristiana. El Rito no propone ningún culto, no asegura ninguna liturgia, no impone ningún dogma a la conciencia de cada hermano.

    La interpretación de "religare" de la palabra religión, es la "de conectar" a los seres humanos, el uno con el otro y no la de conectar a cada individuo con una divinidad predeterminada. En el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, los trabajos masónicos no hacen nunca referencia a cualquiér perspectiva teísta que incluiría obligatoriamente la creencia en Dios, ya sea el Dios Bíblico Creador o cualquier otro.

    Por ello, se hace indispensable la interpretación de la invocación al Gran Arquitecto del Universo. Dicha invocación se hace "a la gloria" y no "en el nombre" del Gran Arquitecto del Universo.

  • ¿Cuál es la esencia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado?

    La característica fundamental del Rito Escocés Antiguo y Aceptado es: su carácter estrictamente adogmático. El método Iniciático nos propone una búsqueda incansable de la verdad, no una verdad científica rigurosamente demostrable ni tampoco una verdad religiosa revelada o no, sino una verdad que conviene conservar como una tradición viva, una espiritualidad en acción que pase de Iniciado a Iniciado.

    Cada hermano puede y debe eleVarse progresivamente en el marco de su Logia y, a través de su pensamiento personal, encontrar el sentido de su propia vida haciendo uso de la razón aunque no posea revelación divina o iluminación mística, obteniendo así una trascendencia laica.

    El Rito no es una religión, en el sentido habitual de este término, aunque una de sus fuentes es la cultura judeo - cristiana. El Rito no propone ningún culto, no asegura ninguna liturgia, no impone ningún dogma a la conciencia de cada hermano.

    La interpretación de "religare" de la palabra religión, es la "de conectar" a los seres humanos, el uno con el otro y no la de conectar a cada individuo con una divinidad predeterminada. En el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, los trabajos masónicos no hacen nunca referencia a cualquiér perspectiva teísta que incluiría obligatoriamente la creencia en Dios, ya sea el Dios Bíblico Creador o cualquier otro.

    Por ello, se hace indispensable la interpretación de la invocación al Gran Arquitecto del Universo. Dicha invocación se hace "a la gloria" y no "en el nombre" del Gran Arquitecto del Universo.


Mensaje del I.·. y M.·. P.·. H.·. Norberto Rossini 33°

Soberano Gran Comendador

A lo largo de estos 300 años que tiene la masonería, se ha hablado mucho sobre los distintos pilares de la misma, pero puedo destacar que el pilar más fuerte que tiene para mi es la fraternidad.

La Fraternidad es en si, el alma de todos los progresos que puede hacer la masonería en conjunto, que existiendo esta, los otros pilares como la Libertad y la Igualdad se pueden construir de forma más natural.

Este Supremo Consejo, custodia el rito como así también los usos y costumbres del mismo, debe interpretar y contener a todos los hermanos de la faz de la tierra, dándoles regularidad a sus trabajos, sin centralizar preferencias en un poder central, si no interpretando una masonería equilibrada y distribuida en el país por todos sus valles, haciendo que se pueda escuchar la voz de todos los hermanos.

Quiero darles la bienvenida a esta página, que intentará llevarles este mensaje a cada rincón de nuestro país.



Revista Excelsior - Edición Semestral

Año 1 Nro 1

Autoridad y Jurisdicción

El Supremo Consejo Grado XXXIII, custodio de la observancia y pureza del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, con plena soberanía y exclusiva autoridad con sede en la ciudad de Buenos Aires y jurisdicción en todo el territorio de la República Argentina, gobierna y administra todo lo concerniente a los grados IV al XXXIII y último de la Masonería Escocesa.

Objeto

Promover la fraternidad entre los hombres, mediante la elevación de su moral a través del estudio, el trabajo, la formación del carácter, la tolerancia, la libertad y la justicia, practicando ampliamente la beneficencia y fomentando la educación en todas sus formas.

Declaración de Principios

La reafirmación de la creencia en un Supremo Hacedor del Universo. Sostiene que la Masonería es adogmática y que, por ello cada masón puede concebir a Dios y rendirle culto según su creencia, mereciendo todas las religiones igual respeto y consideración. La defensa de los derechos humanos, considerando a todos los hombres libres e iguales. Y afirmando la integridad y dignidad de la vida humana. Declara que la Masonería es apolítica y que, en consecuencia, todo masón individualmente, puede ejercer cualquier actividad partidaria lícita y democrática. Afirma que la libertad es un atributo otorgado al hombre por el Supremo Hacedor y que, por consiguiente, no puede ser suprimida ni restringida por hombre alguno o grupos de hombres.

Origen del Supremo Consejo del Grado XXXIII Para La República Argentina

El Supremo Consejo del Grado 33º para la República Argentina ha celebrado el primer sesquicentenario de su Instalación el 13 de septiembre de 2008, fecha que se adoptó ajustándose al Certificado de Reconocimiento de este Cuerpo Soberano, por parte del Supremo Consejo del Grado 33º de la República Hermana del Uruguay. Estudios posteriores a la elección de esta fecha, realizados por un prestigioso y estudioso Ex S.·. G.·. C.·. sobre los primeros Libros de Actas del Supremo Consejo, han arrojado nueva luz sobre los orígenes del mismo, sobre su instalación y sus primeras autoridades, lo que determina con precisión el aniversario de su creación con anterioridad al reconocimiento del S.·. C.·. del Uruguay. Existe una primer Acta fechada el 21 de marzo de 1857, donde consta la Exaltación al Grado 33º del Il.·. H.·. Miguel Valencia, quien el 7 de abril de ese mismo año de 1857, es designado como Soberano Gran Comendador de este Alto Cuerpo.

De la documentación histórica obrante en nuestras manos, surge que el Supremo Consejo del Brasil notifica el 1 de junio de ese mismo año, el otorgamiento de la Carta Patente, la que se encuentra datada el 12 de junio de 1857. Días después, el 23 de junio del mismo año, es Instalado el Il.·. y M.·. P.·. H.·. Miguel Valencia, 33º, como Soberano Gran Comendador. A mayor abundamiento, el día 2 de mayo se comunica al S.·. C.·. brasileño “del Passeio", a la sazón único detentador de la condición de regularidad entre los fundados en dicho país hermano, esta constitución del “Supremo Consejo de la Confederación Argentina” con basamento en las Logias Concordia, Confraternidad, Perfecta Unión, Regeneración, Tolerancia y Verdad, así como también de la Gran Logia Central. Consta con fecha del 12 de junio de 1857, la misiva de respuesta del S.·. C.·. del Passeio, en la que felicita al S.·. C.·. de la Confederación Argentina por su levantamiento de columnas y le comunica su resolución de reconocimiento, siendo designado el H.·. José Alves Da Cunha, 33º, para representar al S.·. C.·. del Passeio en la entrega de dicho documento.

Dicha carta fue suscripta por el Vizconde del Uruguay, Paulino José Soares de Souza, 33º, S.·. G.·. C.·.; Antonio Manuel de Campos Mello, 33º, S.·. G.·. C.·. de Honor; Carlos Honorio de Figueredo, 33º, Gran Tesorero y A. José de Campos Tupinamba, 33º, Gran Secretario. Tales signaturas llevaban clara fecha: el 1 de junio de 1857. La creación del S.·. C.·. de la Confederación Argentina es comunicado a las logias de la obediencia y a la logia Amie de Naufragés, invitándolas a concurrir a la ceremonia de su instalación, pero ésta última no asistiría; sin embargo, queda constituido así el Primer Supremo Consejo del territorio nacional, siendo instalado Soberano Gran Comendador el Ilustre y Muy Poderoso Hermano Miguel Valencia, 33º. El día 1 de abril de 1858 se constituye el Supremo Consejo del Grado 33º para la República Argentina, y el día 27 de ese mismo mes y año, fue instalado como Soberano Gran Comendador el Il.·. y M.·. P.·. H.·. José Roque Pérez, 33º, recibiendo del Supremo Consejo del Uruguay su Carta Patente extendida el 13 de septiembre de 1858.

En 1859 el S.·. C.·. de la Confederación Argentina es reconocido por Inglaterra y coexisten ambos Supremos Consejos hasta que a principios de 1862 deja de funcionar el S.·. C.·. de la Confederación Argentina, presidido a la sazón por el Il.·. H.·. Ildefonso Isla, 33º , pasando sus miembros a formar parte del S.·. C.·. de la Argentina, presidido en ese momento por el Il.·. y M.·. P.·. H.·. Pedro Díaz de Vivar, 33º. Dado que el S.·. C.·. del Grado 33º para la República Argentina es el que perduró, se fijó la fecha del sesquicentenario el día 1 de abril, alterando de este modo la real data de Constitución de este Magno Cuerpo, según los registros historiográficos existentes en sus Libros de Actas. Se dirá que la Historia, como ciencia humanística que es, da lugar a la interpretación ideológica de los acontecimientos que describe, o que presta posibilidad para la disquisición política, o aún, que es permeable a la explicación relativa, sin embargo, y más allá de cualquier posible polémica subjetiva, debemos recordar que la prueba documental, de incontestable valor objetivo, signa la creación del Supremo Consejo de manera indubitable.

Trabajos

Autoridades

I.·. y M.·. P.·. H.·.
Norberto Rossini 33°

Soberano Gran Comendador

I.·. y P.·. H.·.
JUAN JOSE PARTO 33°

Lugarteniente Gran Comendador

I.·. H.·.
Adalberto Polti 33°

Gran Ministro de Estado



I.·. H.·.
Eduardo Gambino 33°

Gran Secretario General

I.·. H.·.
Ricardo Pascual 33°

Gran Tesorero del Santo Imperio

I.·. H.·.
Erwin Voss 33°

Gran Limosnero Hospitalario



I.·. H.·.
OSCAR E. PELLIZARI 33°

Gran Maestro de Ceremonias

I.·. H.·.
Pablo Palacios Wolf 33°

Gran Canciller

I.·. H.·.
Carlos Sueyro 33°

Gran Experto

Capítulos Del Escocismo


4º Maestro Secreto

El Cuarto Grado, o Maestro Secreto, es el primer paso hacia el santuario interior del Templo Espiritual, donde el que busca encuentra la Verdad. En este Grado debemos aprender el deber de obediencia a la ley, no al edicto de un tirano, contrario a la ley de Dios o la naturaleza, sino a la ley que es una expresión de la voluntad y el juicio de las personas y para el beneficio de toda la gente


5º Maestro Perfecto

El Quinto Grado, o Maestro Perfecto, enfatiza las dos virtudes, Industria y Honestidad. El Maestro Khurum (Hiram) tenía ambas virtudes. La ociosidad, el gran enemigo del crecimiento, ya sea mental o espiritual, es el fabricante de malicia y vicio. "Dormir poco, estudiar mucho, decir poco, pensar y escuchar mucho, aprender a hacer con seriedad y enérgicamente lo que se requiera por el deber" son los preceptos del Masón que sigue al Maestro. Un masón siempre debe ser honesto en sus contratos, sincero en sus declaraciones y cumplir todas sus promesas y pactos incluso en su propia desventaja.


6º Secretario Confidencial

El sexto grado nos enseña a ser celosos, fieles, desinteresados y benévolos. Ningún buen Masón puede ser mundano, codicioso o sensual, pero debe ser amable y afectuoso, de mente abierta y caritativo; manteniendo los pensamientos solo en lo bueno y verdadero, con un sentimiento de gratitud por todos los favores rendidos y un sincero deseo de hacer a su hermano como le gustaría que se lo hiciera a él.


7º Proboste y Juez

El Séptimo Grado, o Rector y Juez, tiene como lección principal el gran principio de la justicia. Aquellos con el poder de juicio deben juzgar imparcialmente sin ninguna consideración personal, sin prejuicios o preconceptos y sin prisas. Se pueden hacer dos clases de injusticias a un prójimo: una en la que un hombre le hace daño a otra y otra en la que no puede evitar una lesión tanto de Dios como del hombre, pero las consecuencias permanecen. Al juzgar un error, debemos recordar el motivo y la tentación. Algunos hombres nacen con instintos nobles, mientras que otros son menos afortunados. Quizás el hombre que lleva una vida limpia nunca tuvo la tentación que le vino a su hermano caído; entonces debemos juzgar con caridad y bondad compasiva


8º Intendente de los Edificios

El Octavo Grado, o Intendente del Edificio, impresiona al candidato con la inutilidad de avanzar a menos que las lecciones ya enseñadas hayan sido cuidadosamente consideradas. La jurisprudencia, el aprendizaje y la moralidad de la Masonería, y no solo el trabajo y las ceremonias, deberían tener nuestro más profundo pensamiento y atención. Somos buscadores de la Luz y debemos considerar nuestra vida terrenal como un campo para la acción noble, el comienzo del cielo y una parte de la inmortalidad. Este Grado nos enseña que tenemos deberes altos para realizar y un destino elevado para cumplir en esta Tierra. Deberíamos amar a esta Tierra como el jardín en el que el Creador ha prodigado tales milagros de belleza, la ha convertido en la morada de los sabios y de los buenos, el lugar de oportunidad para el desarrollo de las más nobles pasiones, las más tiernas simpatías y la más elevada virtudes.


9º Elegido de los Nueve

Este grado está consagrado a la valentía, la entrega y el patriotismo. Sus deberes se resumen en "Protege a los oprimidos contra el opresor y dedícate al honor y al interés de tu país". La masonería exige un servicio activo para consolar a los desafortunados y elevar a los degradados. Requiere que los iniciados trabajen activamente y fervientemente en beneficio de sus hermanos, su país y la humanidad. La mayoría de los hombres tienen sentimientos hacia la derecha, pero hacen lo incorrecto. Pueden hablar mucho de virtud pero viven poco de eso. Incluso pueden hablar mucho de errores pero hacer poco para erradicarlos. Quien lucha contra la crueldad, la opresión, los errores y el abuso pelea por el honor de su país. La vida no se mide por días, sino por las acciones que hemos hecho por nuestro prójimo y nuestro país. "Los actos desinteresados y nobles son las épocas más radiantes en la biografía de las almas. Cuando se forjan en la primera juventud, yacen en el recuerdo de la edad como las islas de coral, verdes y soleadas, en medio del melancólico derroche del océano".

10º Elegido de los Quince

Este Grado está dedicado a la tolerancia religiosa y política y a la iluminación de la mente del alma. La tolerancia sostiene que todo hombre tiene derecho a su opinión, y afirma liberalmente que ningún ser humano puede decir que solo él conoce la Verdad. Cualquier cosa que un hombre sinceramente y conscientemente cree que es verdad para él, y solo a través de la iluminación y la educación son la intolerancia y el fanatismo sofocados. La masonería no es una religión, sino que se basa en las verdades esenciales de todas las religiones; es la moralidad universal que subyace a cada credo. La creencia en el único Dios verdadero y una vida moral y virtuosa son los únicos requisitos que la Masonería promulga como una necesidad para la membresía.

11º Caballero Elegido de las 12 tribus

Los deberes de este grado deben ser serios, verdaderos, confiables y sinceros; para proteger a las personas contra las imposiciones ilegales; y contender por sus derechos políticos. Es deber de Mason servir a sus Hermanos, no a los Masones en solitario, sino a toda la humanidad. La seguridad de cada gobierno libre depende de la integridad de la gente común. La nación que basa su grandeza en la tiranía sobre los estados postrados, los impuestos pesados e injustos y las astutas alianzas encontrarán a su imperio tambaleándose en ruinas. La masonería debería hacer todo lo que esté a su alcance para proteger a las personas, mejorar sus condiciones de vida y satisfacer sus necesidades.

12º Gran Maestro Arquitecto

El alma humana viaja hacia la Luz y Dios. Nunca pierde el sentido de sus propios poderes, pero hay muchas facultades dentro de nosotros de las cuales somos vagamente conscientes; despertar esa adormecida conciencia del alma a la realización de la Verdad es el objeto más divino de toda ayuda humana. La Masonería se esfuerza por desarrollar estos rasgos medio olvidados, otorgados por Dios y aceptarlos como su guía. La vida es lo que cada hombre hace de ella; el optimista convierte cada prueba en una bendición, el pesimista solo ve ruina y desastre. Todas nuestras transacciones e instituciones terrenales se basan en la fe en nuestro prójimo. ¿Cuánto más debemos creer en Dios? La creencia en un Ser Supremo es un instinto en todas las razas. Ningún hombre puede sufrir y ser paciente, puede luchar y conquistar, puede mejorar y ser feliz sin fe en un Dios justo, sabio y benéfico.

13º Caballero del Arco Real

Durante siglos, a los hebreos se les ha prohibido pronunciar el nombre sagrado de Dios y, en cualquier caso, han leído el nombre "Adonai". Se suponía que el conocimiento de la verdadera pronunciación daba a los poderes sobrenaturales poseedores. Esta idea de la santidad del nombre del Creador era común a todas las naciones antiguas. Entre ellos, la concepción de Dios variaba según sus capacidades intelectuales; entre los ignorantes, Él estaba investido con los atributos inferiores de la humanidad, entre los espirituales Él era un Ser, puro y santo. Este conocimiento de Dios, sin embargo, no fue entregado a la gente común, sino que fue mantenido en secreto por los pocos favorecidos. La comunicación de este conocimiento de la verdadera naturaleza del Creador, con otras verdades esotéricas, es lo que ahora se llama Masonería Libre, que bajo otros nombres ha existido desde el comienzo de la raza humana. Este Grado, de hecho, forma el clímax de la Masonería inefable. Es la piedra angular del Arco y descubre lo que se revela en el éxito del Grado de Perfección. Es un grado más importante e interesante, y está tan íntimamente conectado con su sucesor como para aparecer como una sección de ese Grado. Las nubes oscuras y las brumas que hasta ahora han ocultado los misterios sagrados ahora comienzan a disiparse; el glorioso amanecer ilumina el este con su brillante refulgencia, y sus rayos penetran en lugares oscuros y escondidos.

14º Gran Elegido Perfecto y Sublime Masón

Este Grado es el último de la Logia de la Perfección, y hemos llegado al punto en que cada Masón individual debe descubrir el secreto de la Masonería para sí mismo. Esto solo se puede hacer con la reflexión de sus símbolos y una sabia consideración y análisis de lo que se dice y hace en el trabajo. La Verdad perfecta es inalcanzable, pero debemos avanzar, acercándonos más a ella. Recibimos tanta Luz Divina como somos capaces de entender. Dios ha arreglado Su gran propósito para que cada hombre tenga un trabajo que hacer, un deber de realizar para ayudar en el progreso del gran plan para la iluminación y el crecimiento. El Masón cree que las penas y pruebas de esta vida son parte del plan de Dios diseñado para purificar y fortalecer nuestras almas. Ciertamente, un Dios sabio y misericordioso no enviaría estas cosas a Sus hijos sin que esto redunde en el bien final. En esto, la vida depende de nuestro bienestar futuro, y debemos vivir de tal manera que la muerte no nos aterrorice, sino que solo será una liberación de la tierra a los reinos espirituales de arriba.

Soberano Capitulo


15º Caballero de Oriente y de la Espada

El Decimoquinto Grado es el primer Grado de la Rosa Cruz, y la lección principal es la fidelidad a las obligaciones y la constancia en la dificultad. La masonería lleva a cabo una guerra contra la ignorancia, la intolerancia y el error. Los principales tropiezos en el camino hacia el éxito en esta cruzada son la indiferencia de sus propios miembros y del mundo. La Masonería enseña que Dios es paternal, que tiene interés por cada individuo, porque cada alma individual es una emanación de Él, hecha para bien y no para mal. Por lo tanto, debemos perseverar, tal como lo han hecho los antiguos Hermanos, a pesar de todos los obstáculos. Debemos resistir la tentación y ser rectos y virtuosos, ayudando en el gran plan de Dios para la salvación eterna del universo. Debemos atravesar la oscuridad para alcanzar la Luz.

16º Príncipe de Jerusalém

La historia de la reconstrucción del Templo en Jerusalén es de interés peculiar para los masones, y aunque ya no planeamos reconstruirla, su historia nos transmite el pensamiento de que el mundo y cada corazón noble es el Templo de Dios, y debemos Trabajar para establecer el reino del amor y la paz, construyendo así un templo duradero para Dios. La paleta es el emblema de este Grado, enseñando a los masones el efecto ennoblecedor del trabajo honesto. El trabajo del alma, desarrollar la virtud de la paciencia y la gentileza debe ser tan importante para nosotros como ganar nuestro pan de cada día. La belleza del Amor, el encanto de la Amistad, lo sagrado de la Pena, el heroísmo de la Paciencia, la nobleza del Sacrificio, hacen que la vida sea en verdad vida, y nosotros somos su grandeza y poder. Son los tesoros inestimables y la gloria de la humanidad. La historia de Ciro y las aventuras de Darío forman uno de los capítulos más interesantes y fascinantes de la historia del Imperio Persa. Son ricas en tradición y nubladas en fábula, y sin embargo la referencia bíblica e histórica a sus hazañas y hazañas les da derecho a una posición entre los constructores del imperio de Persia: hombres con visión y previsión, cuyos esfuerzos de conquista e intentos de liberación de los oprimidos la gente parece haber sido divinamente autorizada. Es sobre estas épocas en la historia persa que se fundan los grados Decimoquinto y Decimosexto, y las lecciones en el ritual se extraen de los acontecimientos que ocurrieron durante las vidas de Ciro y Darío.

17º Caballero de Oriente y Occidente

Este es el primero de los Grados Filosóficos que penetran en los misterios internos de la Masonería. En todos los tiempos, la verdad ha estado oculta en símbolos. En el tiempo de Juan el Bautista, todas las antiguas doctrinas filosóficas y religiosas se mezclaron a causa de las diversas conquistas que unieron a las naciones. Juan, que enseñó algún credo más antiguo que el cristianismo, debe haber pertenecido a una secta de los esenios, que era muy similar al cristianismo. Es de los Esenios que este Grado se desarrolla. Los Esenios creían que la Verdad estaba dispersa por todo el mundo entre las diferentes sectas. Creyeron que era el deber de cada hombre reunir estos fragmentos de revelación divina en un todo armonioso para ser utilizado en la difusión del pensamiento correcto y la vida correcta entre la humanidad. Por lo tanto, combinan el pensamiento de Oriente y Occidente, de lo cual extraemos el nombre de este Grado.

18º Caballero de Rosa Cruz

Las ceremonias de este Grado son interpretadas por cada individuo de acuerdo con su propia fe, porque de ninguna otra manera la Masonería puede conservar su carácter universal. Para toda la antigüedad, la Luz era el tipo de Bien, mientras que la Oscuridad era Malvada. El mal fue un principio representado en demonios y ángeles caídos, quienes primero se cayeron a sí mismos, tentó a otros a hacerlo, trayendo así el pecado al mundo. La vida futura se obtendría por purificación y sufrimiento, a través del Redentor que vencería al Mal. La creencia era general de que iba a nacer de una virgen y sufrir la muerte. La Cruz ha sido un símbolo sagrado de la antigüedad más antigua entre muchas naciones, con varios significados. En este grado, su interpretación fue tomada del jeroglífico egipcio por la vida que emana de la Deidad, la vida eterna que todos esperamos. La Rosa es el símbolo del amanecer, de la resurrección de la vida. Juntos, la Rosa y la Cruz representan el amanecer de la vida eterna. En todas las religiones hay una base de Verdad; en todo hay una Moralidad pura. Todo lo que enseña los principios cardinales de la Masonería que respetamos; todos los maestros y reformadores de la humanidad que admiramos y reverenciamos. La albañilería también tiene su misión de actuar. Con sus tradiciones que se remontan a los primeros tiempos y cuyos símbolos se remontan más atrás que incluso la historia monumental de Egipto se extiende, invita a todos los hombres de todas las religiones a alistarse bajo sus banderas y luchar contra el mal, la ignorancia y el mal.

Areopagos


19º Gran Pontífice

Este es el primer Grado del Consejo de Kadosh. En él se ejemplifica por la fuerza el hecho de la influencia del pasado sobre el presente y el futuro. El verdadero Masón trabaja para la iluminación de las edades futuras. Todos los hombres buenos esperan vivir después de la muerte a través del trabajo que han hecho. Todavía sentimos la influencia de las hazañas del heroísmo hechas en el pasado y son elevadas por los monumentos del arte y la literatura de épocas pasadas. Son los muertos los que gobiernan. Los vivos solo obedecen. Los pensamientos del pasado son las leyes del presente y del futuro. Lo que vivirá cuando estemos muertos, como parte del gran cuerpo de ley promulgado por los muertos, es el único acto que vale la pena hacer, el único pensamiento digno de ser expresado. Entonces vivamos de tal manera que nuestros actos puedan durar para elevar a un Hermano aún no nacido.

20º Venerable Gran Maestro de todas las Logias Regulares

Como Gran Maestro de todas las Logias, uno debe primero aprender a ser capaz de enseñar. No hay nada más sublime que llevar al iniciado a la verdad sublime de la Masonería, pero para hacerlo apropiadamente se requiere estudio y pensamiento. Las leyendas y alegorías recitadas por la Masonería son valiosas solo cuando se entienden. Las lecciones de este grado son Libertad, Fraternidad e Igualdad. Estos se deben aplicar a la vida cotidiana y no se reservan solo para la habitación del lodge. El mundo nos juzgará por nuestros actos y la masonería en sí será juzgada por el carácter de sus miembros. Deja que la luz brille siempre.

21º Noaquita o Caballero Prusiano

Este es el primer Grado del Consejo de Kadosh. En él se ejemplifica por la fuerza el hecho de la influencia del pasado sobre el presente y el futuro. El verdadero Masón trabaja para la iluminación de las edades futuras. Todos los hombres buenos esperan vivir después de la muerte a través del trabajo que han hecho. Todavía sentimos la influencia de las hazañas del heroísmo hechas en el pasado y son elevadas por los monumentos del arte y la literatura de épocas pasadas. Son los muertos los que gobiernan. Los vivos solo obedecen. Los pensamientos del pasado son las leyes del presente y del futuro. Lo que vivirá cuando estemos muertos, como parte del gran cuerpo de ley promulgado por los muertos, es el único acto que vale la pena hacer, el único pensamiento digno de ser expresado. Entonces vivamos de tal manera que nuestros actos puedan durar para elevar a un Hermano aún no nacido.

22º Príncipe de Líbano o Real Hacha

Las lecciones de este grado siempre han sido de gran importancia para un gran número de personas. El respeto por el trabajo mismo y la simpatía por las clases trabajadoras son puramente masónicas. La masonería ha convertido al hombre que trabaja y a sus asociados en héroes de su leyenda principal, y en el compañero de los reyes. Desde el principio hasta el final, la masonería es trabajo. El trabajo es la gran función del hombre, su peculiar distinción y su privilegio. Él vierte sus propios pensamientos en los moldes de la naturaleza, transformándolos en formas de gracia y telas de conveniencia. Pero más grande que estos, cada hombre tiene trabajo que hacer en sí mismo, en su propia alma e intelecto, y así puede alcanzar la más alta nobleza y grandeza en la tierra o en el Cielo.

23º Jefe del Tabernáculo

En la mayoría de las antiguas ceremonias de culto público y ritos privados, llamados Misterios, solo podían asistir los iniciados. Solo después de años de practicar la virtud más rígida y un gran desarrollo espiritual, la esperanza iniciada podría alcanzar los misterios mayores. Estas ceremonias solían celebrarse por la noche en algún lugar secreto y consistían en dramas sagrados, que retrataban alguna leyenda que contenía una lección, pero se daban pocas explicaciones y cada candidato tenía que interpretar las verdades por sí mismo. Sin duda, Moisés recibió de los egipcios estos Misterios y, a su vez, los enseñó al sacerdocio hebreo, enfatizando la doctrina del Dios único, supremo e inaccesible

24º Príncipe del Tabernáculo

El tabernáculo judío era más simbólico de lo que indicaría una lectura ordinaria de las Escrituras. Si fue copiado después de otras religiones o no, nunca se ha resuelto a satisfacción de los principales estudiosos. Josefo, el gran historiador hebreo, dice que en la construcción de la misma, y ​​sus vestiduras y vasijas sagradas, el mundo entero estaba de alguna manera representado. En esto vemos nuevamente la influencia de las enseñanzas egipcias. Los doce panes de pan de la proposición significan los doce meses del año y el candelero los doce signos del zodíaco. Filón afirma que los querubines representaban los dos hemisferios. Los símbolos eran el lenguaje universal de la teología antigua. La instrucción simbólica era el uso uniforme de la antigüedad como un sistema de comunicación misteriosa. Los Misterios eran una serie de símbolos que se esfuerzan por recordar al hombre a su origen divino, y le señalan los medios para volver aquí. La gran ciencia adquirida en los Misterios fue el conocimiento del yo del hombre, de la nobleza de su origen, la grandeza de su destino y su superioridad sobre los animales, que nunca pueden adquirir este conocimiento. La mente humana todavía especula sobre los grandes misterios de la naturaleza y todavía encuentra sus ideales anticipados por los antiguos, cuyos pensamientos profundos deben buscarse, no en sus filosofías, sino en sus símbolos, con los cuales intentaron expresar las grandes ideas. que lucharon vanamente por expresarse en palabras, ya que vieron el gran círculo de fenómenos - Nacimiento, Vida, Muerte y Nueva Vida a partir de la muerte - para ellos el más grande de los misterios.

25º Caballero de la Serpiente de bronce

La serpiente fue considerada en los viejos tiempos con reverencia y fue conocida como la autora del destino de las almas. La serpiente en espiral con la cabeza erguida era la insignia real de los faraones. Otros misterios, así como los de los hebreos y los gnósticos lo consagraron. En los de Bacchus Saba-Zeos fue arrojado al seno del iniciado. En un sistema de grados para completar el Rito Escocés, era necesario enseñar cada religión y filosofía conocida, y así en este grado, encontramos las lecciones morales de algunas de las religiones más antiguas enseñadas con vigor, especialmente la de la muerte mística que simboliza el descenso del alma hacia las regiones infernales y luego su elevación al estado de luz, verdad y perfección.

26º Príncipe de la Merced o Escocés Trinitario

Conocer muchas ciencias y conocerlas a fondo es una tarea imposible para nuestras mentes infinitas. Pero podemos tomarnos un tiempo de nuestras tareas diarias para aprender un poco. Que la luz de un gran sol ha estado viajando hacia la tierra durante muchos siglos y aún no es visible para nosotros es casi increíble, cuando sabemos que la luz viaja a 186,000 millas por segundo, y sin embargo es más maravilloso saber que el gran ¿El árbol, la enredadera de la vid y la pequeña planta, todo surgió de semillas tan similares que solo un botánico puede distinguir entre ellas? La verdad es que todo en la naturaleza es un misterio para nosotros y somos misterios para nosotros mismos. Entonces observemos y recemos por esa comprensión que viene solo después de haber sido probada en el fuego del tiempo y la experiencia.

27º Caballero del Sol o Príncipe Adepto

El estudio de las religiones antiguas es de proporciones tan vastas, que uno podía dedicarle toda su vida, no podía esperar completarlo. La adoración del sol y sus planetas, con más o menos variaciones, fue la más frecuente, aunque originalmente los planetas, así como el fuego, la luz y el calor, no eran más que símbolos o más bien las manifestaciones externas del Ser Supremo o Intelecto. Casi todas las naciones paganas, o al menos toda su mitología de la que tenemos conocimiento, creían en un Dios supremo, cuyo nombre nunca se pronunció. Todos los ritos y credos, la evolución de una o más de estas antiguas creencias, han llegado a nosotros, a veces purificados por la experiencia y la sabiduría añadida, pero a menudo una visión distorsionada ha hecho que lo que una vez fue oro puro no sea más que escoria. Este Grado especialmente era la creencia real de nuestros primeros Hermanos, quienes vivieron mucho antes de las Pirámides de Egipto o la primera Babilonia.

28º Comendador del Templo

Caridad práctica, atributos caballerescos de carácter y un desprecio por la base y egoísta ... son solo algunas de las lecciones que se enseñan en este grado. La verdad y el honor deben cultivarse más que la acumulación de riqueza y poder, y aunque hemos estudiado las lecciones históricas, filosóficas y religiosas de la Masonería, no olvidemos su lado práctico, recordando siempre nuestros deberes hacia los pobres y impotente, débil e infeliz

29º Gran Escocés de San Andrés o Gran Maestro de la Luz

Las tradiciones y las canciones populares, transmitidas a través de las edades, son las piedras angulares para la construcción del carácter nacional. Los gloriosos logros de nuestros antepasados son las luces de nuestros esfuerzos de hoy. La Cruz de San Andrés siempre ha sido el emblema de la humildad, la paciencia y la abnegación, y aún más que eso, la de la caridad y la paciencia para los débiles, los pobres y los indefensos. Los caballeros de la antigüedad tenían la virtud y la verdad y honraban las cualidades más esenciales del carácter

30º Caballero Kadosh

De todos los Grados del Rito Escocés, debemos considerar este uno de los más importantes. "Las vidas de los grandes hombres", como dijo el poeta, "nos recuerdan que podemos hacer que nuestras vidas sean sublimes". Si en la muerte hay vida, entonces los grandes mártires de la historia viven ciertamente en los corazones de los seguidores después de la Verdad. Cada Masón que haya alcanzado este Grado debe estudiar la historia de los Templarios, ya que es tan cierto ahora como que las enseñanzas esotéricas de la Masonería solo deben ser apreciadas cuando se estudian diligente y continuamente. Este Grado en particular enseña la gran necesidad de combatir el poder arbitrario y sin escrúpulos y todas las influencias que mantendrían a la gente en la ignorancia.

Consistorios


31º Gran Inspector Inquisidor

El título de este Grado transmite los pensamientos de autoexamen. Cada hombre, y más especialmente cada Masón, debe meditar con oración y sobriedad sobre sus pensamientos y actos del día. Los errores de hoy no deben repetirse en la mañana, porque cada día debería agregar algo de luz y verdad para nuestra guía para la próxima, y luego, con el paso del tiempo, nuestros personajes deberían estar tan por encima del reproche, tan llenos del amor de nuestro prójimo, que el mundo instintivamente diría: "Hay un buen hombre, porque él es un masón". Corregir las faltas de los demás, amonestar con amor y paciencia, es un deber que nos debemos, pero nunca juzgar, porque eso es una prerrogativa divina sola.

32º Sublime Príncipe del Real Secreto

En este grado, el punto culminante es alcanzado por aquellos que han estudiado y pensado. El Royal Secret, al igual que la ciencia oculta de los antiguos, está oculto incluso aquí, pero recuerda: "La fe comienza donde la razón se hunde exhausta". La magia, contrariamente a la creencia de muchos, no es más que la ciencia absoluta de la naturaleza y sus leyes, por lo tanto, la Estrella de la Esperanza brilla para nosotros tan verdaderamente como lo hizo para los Reyes Magos de Oriente hace dos mil años. Hoy, como en los primeros días de la creación, el equilibrio universal todavía conserva su posición predominante en el plan eterno del Omnipotente. El bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, la justicia y la misericordia, la atracción y la repulsión se equilibran para enseñarnos a recordarnos como almas inmortales, reteniendo el respeto y la caridad mutua y recordando siempre que cada uno está ascendiendo lentamente a ese estado de perfección, el objetivo final de todos. "Sé soberano sobre ti mismo, no te intoxiques con el éxito ni te deprimas con la derrota. No debes usurpar para poder castigar la usurpación ni debes odiar el error tanto como no amar a la humanidad".

Soberanos Inspectores Generales


33º Soberanos Grandes Comendadores

El trigésimo tercer grado es conferido por el Consejo Supremo a los miembros del Rito en reconocimiento al trabajo sobresaliente en el Rito o en la vida pública. El 33 ° no se puede pedir y si se solicita debe ser rechazado. En su sesión bienal, el Consejo Supremo elige a los miembros del Rito para recibir el título. Estos 33 ° masones son inspectores generales, miembros honorarios y honorarios del Consejo Supremo. Los miembros activos del Consejo Supremo son elegidos entre ellos.

Quiere saber mas?

Solicitar Información